CEO2

(Gerente + compartiendo experiencias organizacionales)

No siempre es lo que parece.

Hoy mi mujer me ha pasado este vídeo que me da pie a hacer este post.

En ocasiones tomamos decisiones sin tener información suficiente, y por lo tanto sin contrastar. La decisión estará bien tomada, si esa información era la que existía en ese momento (comento esto, ya que no se debe juzgar el resultado de una decisión a posteriori cuando el nivel de información es otro). Pero muchas veces, tomamos decisiones sin haber recabado toda la información relevante, y haberla analizado. Este tipo de decisión suele ser normalmente “por rabia“. Por propia experiencia, recomiendo no actuar de forma precipitada en las decisiones de rabia, sino dejar reposar un poco la mente y especialemente el corazón, recabar información, otros puntos de vista, contrastar y luego decidir.

Tenemos que tener en cuenta que nuestro condicionamiento mental nos hace ver las cosas de una manera (percepción) y que ésta influye en nuestra toma de decisión. Para ser imparciales necesitamos informacion no condicionada. ¡Busca antes de decidir!

Recuerdo que hace años venia una familia de Vitoria a veranear donde yo vivo. La madre era profesora, y me contó una anécdota que tiene que ver con esto, pues tenía en clase una chaval que llevaba una cresta que además era de colores, pendientes en varios sitios, cazadora de cuero, botas… bueno, no sigo que ya os hacéis a la idea… Ella obviamente, lo había catalogado, como posiblemente todas las personas que lo veían o hubiésemos visto. Un día la profesora estaba paseando por el centro de Vitoria y se encontró al punky, que estaba bajando a un anciano de una casa. Junto con otra persona, dedicaba parte de su tiempo del fin de semana a pasear a personas mayores que vivían solos. El punky le saludó, y le preguntó: ¿A que usted no se esperaba esto de mi?

Dejo el vídeo que comentaba al inicio. Hay que verlo entero:

 

Mi blog