CEO2

(Gerente + compartiendo experiencias organizacionales)

Muchas veces no entendemos las respuestas que nos da la gente que depende de nosotros. Quizás el origen del problema esté en no haber explicitado de inicio qué se esperaba de cada uno. Posiblemente, cada uno haya dado la mejor versión de si mismo, según su visión, pero poco alineado con la que se esperaba de él, por no haberlo puesto en común. El no explicitarlo da origen a visiones y versiones diferentes.

Primero hay que realizar un trabajo de definición y descripción, y luego de seguimiento. En ocasiones, pasamos directamente al seguimiento, sin haber pasado por las etapas previas. Creo además, que hay que entender que se trata de un proceso.

Hace años trabajamos en Hidro Rubber varios conceptos que queríamos desarrollar a lo largo del año. Me centraré en uno de ellos, el sentido de pertenencia. En la primera reunión que realizamos, nos centramos en definir que era el sentido de pertenencia para cada uno de nosotros, y posteriormente en buscar una definición común. La verdad es que fue alucinante. Cada uno tenía una definición de sentido de pertenencia diferente. Si no hubiéramos buscado la definición conjunta, cada uno hubiera propuesto una serie de acciones alineadas con su definición, con lo que nuestro plan de trabajo, no tendría ni pies ni cabeza, al perseguir objetivos (definiciones) completamente diferentes. Definimos el sentido de pertenencia como “ponerse la camiseta y sudarla”. A partir de aquí podíamos construir de forma conjunta, dado que todos hablábamos de lo mismo.

Por ello, considero importante hacer de vez en cuando el trabajo de definición, haciéndonos la pregunta: ¿De qué estamos hablando realmente? ¿Hablamos de lo mismo? DEFINE.

Mi blog