CEO2

(Gerente + compartiendo experiencias organizacionales)

La vida laboral es muy larga. Seguramente llevas muchos años en activo, y sin embargo te quedan también muchos para jubilarte. Tienes que disfrutar de lo que haces. Se trata de disfrutar durante el camino, no solo al llegar al destino, que en este caso sería la jubilación. Mucha gente malgasta su vida, no ve el camino, y solo fija la vista en la llegada. Planifica qué hará cuando se jubile. Sinceramente, no sé qué harás cuando te jubiles, pero conozco a varios que el destino les tenía preparada una sorpresa al poco de jubilarse. Lástima no haber disfrutado antes de llegar.

Suelen decir que cuando eres joven tienes salud y tiempo, pero no tienes dinero. Cuando eres adulto, tienes dinero y salud, pero no tienes tiempo. Y cuando eres viejo, tienes dinero, pero no tienes ni salud ni tiempo (o te queda poco…). Quizás el secreto esté en disfrutar de lo mejor de cada etapa.

Tienes que identificar aquello que te gusta hacer, y procurar por todos los medios que tu trabajo esté relacionado con ello. De esta forma, no tienes que esperar a la jubilación para disfrutar. Sé que es difícil, y que da mucho vértigo lanzarse a nuevas aventuras, además sin red. Pero si no estás dispuesto a arriesgar, no pretendas que el camino vaya a cambiar por sí solo, con lo que levanta la mirada, y a ver si ves la llegada, se te hará largo. Si prefieres la comodidad a las nuevas aventuras, entonces tienes que cambiar de mentalidad, y hacer que lo que haces te guste.

Hay que hacer las cosas con pasión. Hay que ser artesanos de lo que hacemos. Hacer las cosas con mimo, y disfrutando del proceso en cada momento para que el resultado final sea excelente.

Os dejo aquí a un campeón. Este si que disfruta con lo que hace, los que le escuchan, no tanto:

 

Mi blog