CEO2

(Gerente + compartiendo experiencias organizacionales)

Hoy voy a hablar de los consultores. Si, es ese que todavía va de traje y corbata, y puede estar nadando entre maquinas con grasa.

Considero que el consultor es necesario en la mayoría de las empresas por varios motivos:

  1. Tiene un conocimiento específico y más amplio que tú en un tema concreto. Es una “compra” de conocimiento teórico- práctico. Si esto no es así, has contratado mal o de lo contrario, ponte de consultor de ese tema concreto.
  2. Tracciona la organización. El hecho de que venga alguien de fuera y nos ponga las pilas con reuniones periódicas y compromisos, es bueno. Nos saca del día a día.
  3. Al no estar inmersos en el día a día, vienen de otra realidad y con aire fresco, y ven donde nosotros no vemos. Ven aquello que es evidente, pero que nosotros no nos paramos a mirar.
  4. Conocen realidades de otras empresas, y es un camino más fácil para poder resolver tus problemas ya resueltos por otros.

En base a mi experiencia, estos son algunos consejos que me gustaría compartir:

  1. Contrata lo que a ti te haga falta contratar. Nada de modas, ni proyectos que te oferten. Lo que necesitas.
  2. El consultor tiene conocimiento y experiencia en otras empresas, pero en la tuya implantas tú. Si no eres capaz de implantar, el proyecto es gasto, no inversión.
  3. “El amor se va pero ella se queda”. Hay que ser consciente de que el consultor está de paso. Hay que discutir mucho cuando quieren hacerte implantar cosas que tu no ves claras. Luego serán solo para ti.
  4. Mi experiencia me dice que el acierto no va de consultoría, sino de consultores. Encontrar a aquel que es bueno para ti. Es preferible esperar a que se libere un consultor determinado de una consultoría a que te asignen al que tiene tiempo.
  5. Lo barato sale caro, o, lo bueno hay que pagarlo.

Como en botica, los hay para todo. Hay gente muy buena y gente muy mala.  Nuestra primera labor, antes de empezar un proyecto, es contratar a aquellos que nos pueden ayudar a generar valor en nuestra organización, los buenos.

Mi blog