CEO2

(Gerente + compartiendo experiencias organizacionales)

Está muy bien que sea bonito, vende, pero primero tiene que ser práctico, servir para algo. Si lo que hacemos no les sirve a nuestros clientes, por muy bonito que sea, y por muy bien que lo intentemos vender, no nos lo comprarán.

Es más importante ser que parecer. Si eres y además lo pareces, mejor. Pero parecer sin ser tiene muchos riesgos, vendes lo que no eres, y sólo venderás una vez, la primera. Para la siguiente vez ya tienen claro “el ser”.

Si quieres vender flexibilidad, tu organización tiene que ser flexible en todos los departamentos. Si quieres vender buen trato, la gente que trabaja en tu empresa tiene que sentirse feliz en ella, y transmitirlo al cliente. Si quieres vender fuera de tu país, tu gente tiene que hablar idiomas y viajar, si quieres vender valor debes hacer I+D…

La gente que se esfuerza en parecer no gusta, porque se ve el esfuerzo y el cartón piedra. Esfuérzate en ser más y no en parecer más. Si eres, el ser aflora y pareces, pero en natural. Si no, padecerás pareciendo.

Mi blog