CEO2

(Gerente + compartiendo experiencias organizacionales)

Dar vueltas. Depende.

Depende de la importancia del tema sobre el que tienes que decidir. El tiempo que tendremos que dedicar a la reflexión dependerá de la importancia del tema en cuestión. Encontrar el término medio es difícil, y nos encontramos con gente que decide a toda velocidad, sin pensar en las consecuencias. Conozco a varias personas así, primero hablan y luego piensan. Yo suelo decir que son personas que no tienen filtro. Su cerebro no llega a procesar la información pero deciden y ellos expulsan. Un peligro, el 50% de las veces aciertan, el otro 50% no.

Luego están los rumiantes. Que independientemente de la importancia del asunto, se auto-hacen la lavadora. Le dan vueltas y vueltas, y más vuelta hasta la extenuación. Estos también aciertan al 50%, ya que tanta vuelta lleva a la indecisión entre un número mayor opciones.

La dificultad radica en dedicar el tiempo que se merece a cada asunto. Con vueltas, pero sólo las justas y necesarias…

 

Mi blog