CEO2

(Gerente + compartiendo experiencias organizacionales)

¿El martillo es una herramienta constructiva o destructiva? ¿Y la dinamita?¿Y la morfina?

Pues el feedback es exactamente igual, depende del uso que hagamos de él.

En primer lugar decir que el feedback es necesario. Las personas necesitamos conocer si lo que estamos haciendo lo estamos haciendo bien o no. Y esto, es independiente de que el mensaje sea positivo o negativo. Si se hace el proceso bien, el feedback siempre aporta. Considero que es un elemento motivacional necesario, pero que nos cuesta hacer, ya que encierra cierta dificultad. Tenemos que entender que se trata de un proceso, no de un hecho puntual y aislado, y por ello, es necesario un aprendizaje. Creo que todas las personas que dependen de ti se merecen saber cómo hacen las cosas, y por ello, aún sabiendo que al principio no lo harás bien, te animo a que venzas esas barreras y des feedback. Porque además, el rendimiento de la gente que depende de ti está directamente ligado con la cantidad de feedback que reciben por tu parte.

Ahora bien, no es lo mismo “dar feedback” que “que te den por el feedback”. Por ello, suelen decir que por cada aspecto a mejorar, hay que dar mínimo tres puntos positivos. Y esto es complejo, ya que los humanos tendemos a centrarnos más en los errores que en los aciertos. Así que tienes que cambiar tu mente y estar abierto a ver más cosas positivas entre las negativas.

He aquí algunas recomendaciones:

  1. Elogia en público y corrige en privado.
  2. Pide permiso.
  3. Siempre con objeto de mejora, constructivo.
  4. Prepárate bien para la reunión de feedback.
  5. Elige el momento adecuado.
  6. Crea el ambiente previo necesario para poder dar feedback.
  7. Tres positivas por cada una negativa.
  8. Siempre comportamientos, nunca la persona.
  9. Conciso y concreto, nada de dar vueltas.

Dejo el vídeo de unas vaquillas repartiendo feedback…

 

 

 

 

Mi blog