CEO2

(Gerente + compartiendo experiencias organizacionales)

Hoy he preparado una paella. A mi me encanta el arroz, en cualquier receta. Reflexionaba mientras la hacia que se le pueden añadir muchos ingredientes: diferentes verduras, pollo, conejo, costilla de cerdo, chorizo, pimiento verde o rojo, salchichas, almejas, calamares, mejillones, cigalas, …

Se puede hacer la paella con más o menos ingredientes. Se puede variar en la combinación de ellos, pero hay un elemento que tiene que estar siempre, EL ARROZ.

En una empresa las personas son el arroz. Son las que hacen mover todo lo que hay entre las cuatro paredes de la compañía, y también fuera de esas cuatro paredes. Si no hay arroz, no hay paella. Si no hay buenas personas, la empresa no funcionará.

Hay muchas clases de arroz, conviene tener el mejor arroz posible. Hay muchas clases de personas, conviene tener a las mejores posibles.

En una empresa, las personas son lo principal, pero no todas. En una empresa, las buenas personas son lo principal. Solamente aquellas que se involucran y se esfuerzan, que se preocupan por que la empresa vaya mejor, las que ayudan a otras personas, las que construyen un futuro conjunto y mejor, las que apuestan por un proyecto, las que hacen que las 8 horas de su trabajo diario transcurran en buen ambiente.

Ahora bien, para aquellos que van a pasar el rato, a escaquearse cuando pueden, a pasar desapercibidos, a no contribuir, a no crecer personalmente ni hacer crecer la empresa,… quizás esta no sea tu paella. Quizás seas arroz tres delicias.

Mi blog