CEO2

(Gerente + compartiendo experiencias organizacionales)

NO soy contrario a los sindicatos. Creo que idealmente son organismos válidos para la mejora de la empresa y de todas las personas que la integran. Una visión desde una perspectiva diferente a la que pueda tener la dirección.

SI soy contrario a lo que se habían convertido los sindicatos en los últimos años antes de la crisis del 2008. Gente acostumbrada a pedir, independientemente de la marcha del negocio. A obcecarse en sus ideas, sin el menor razonamiento, y siguiendo las consignas de una dirección “liberada”, y que estaba fuera del conocimiento de la de la actividad y realidad de la empresa. ¡Qué fácil es tomar decisiones cuando estás fuera!.

Bajo mi punto de vista, el sindicato debiera preocuparse en contribuir a que la empresa funcionase, en que gane dinero, en que crezca para crear más puestos de trabajo, en que se reinvierta, en que la riqueza se reparta entre todos los agentes participantes… La dirección de la empresa debiera preocuparse exactamente de lo mismo. La empresa no es una pelea entre sindicato y dirección, tenemos que pelear juntos contra otra serie de inclemencias: competencia, mercado, crísis, incremento de precios de materia prima, pérdida de clientes, los chinos…

Las peleas internas son un lujo que no se puede permitir ninguna organización, ya que normalmente, a medio plazo, llevan a ésta a echar la persiana, y comenzar la historia en otra parte y con otra gente (si quedan fuerzas y euros suficientes).

Se debe dejar de estar enfrentados, y pasar a pensar en un beneficio común, donde todas las partes arriman el hombro para que el proyecto empresa siga adelante.

Hace algunos años, mantuve una charla con uno de los dirigentes de un sindicato de Navarra, y me decia con todo el sentido común del mundo;”Jon, a nosotros nos interesa que las empresas funcionen, que vayan bien. Asi, tendremos sitios a donde ir y a gente trabajando”. Desgraciadamente, es una excepción, y todo seria muy diferente si existiera ese sentimiento de avanzar juntos.

Mi blog