CEO2

(Gerente + compartiendo experiencias organizacionales)

Hace años, dentro de nuestro programa de conciliación, entre las diferentes medidas que adoptamos, tomamos una que consistía en contratar un servicio de lavado de coches para empleados. El equipo de conciliación se ha encargó de encontrar una empresa que viniera a Hidro Rubber, y realizara una limpieza interior, exterior, o ambas in situ. Una persona del equipo se encarga de coordinar todo (Gracias, Kontxi! ).

¿Y todo este rollo para qué?

Para explicar que se vende dónde está el cliente, y aportándole valor. Puedo limpiar el coche por un importe parecido en otro sitio, pero eso me obliga a llevar el coche a un garaje, y hacer algo durante 1 hora en la zona donde he dejado el coche, es decir, a esperar. El valor que me aporta el que lo hagan en Hidro Rubber, es que mi coche se limpia mientras yo trabajo, y no pierdo tiempo.

Es un cambio conceptual importante. Hemos estado acostumbrados durante mucho tiempo a acudir al lugar donde se presta el servicio. Hoy sin embargo, para muchas cosas, el servicio acude a donde estás tú.

Lo he dicho muchas veces, y lo seguiré diciendo, la venta se produce en el cliente. Si no te da la oportunidad de ofertar, podrás sacar quien es tu competencia, quien es su competencia, si tiene plantas en otros países, quienes son sus proveedores, qué problemas tiene, qué está desarrollando (si, el I+D para tu empresa viene del mercado, de tus clientes…). En definitiva, ¡SAL!

Mi blog